L’ocultació de la realitat plurilíngüe de la literatura espanyola

"La corte de Babel. Lenguas, poética y política en la España del siglo XIII", de Vicenç Bertran“Veinte años de investigaciones sobre la vida poética del medioevo peninsular nos han permitido trazar un cuadro rico y sugerente de la producción poética en sus numerosas cortes regias y señoriales; una vida literaria paradójicamente ausente, o casi ausente, en las historias literarias al uso. La identificación exclusiva de la literatura española con la literatura en castellano ha supuesto una grave mutilación de nuestro pasado histórico y cultural y ha dejado sin fondo ni basamento el rico florecer de la lírica en los cancioneros del siglo xv; por otra parte, ha dificultado el aprovechamiento de la riquísima fuente de información que son los cancioneros galaico-portugueses y provenzales, tan interesantes, como hemos visto, desde la perspectiva del historiador. No creo exagerar, ni arrimar el ascua a mi sardina o el agua a mi molino si afirmo que sólo el conocimiento riguroso y serio de este periodo lingüísticamente híbrido y culturalmente mestizo nos permitirá reconstruir y entender la contextura de nuestro amanecer histórico.

Pero el filólogo o el historiador que se ocupan de su propio pasado no diseccionan un cuerpo ajeno ni pueden hacerlo con la asepsia con que se descompone o recompone un átomo. Los más recientes estudiosos de la metodología y de la filosofía de la historia (Hayden White, pero también alguien tan alejado de él como Eric Hobsbawm) han puesto de manifiesto en qué medida la ideología, la experiencia del historiador y su visión del mundo inciden y condicionan la selección y la interpretación de los hechos, cómo intervienen en la creación de su sentido. Ciertamente, de una u otra forma, al narrar los eventos de nuestros ancestros estamos proyectando sobre ellos nuestra forma de entendernos, intentamos crear una imagen, un correlato de nuestro propio mundo. Asumamos pues esta limitación de la metodología histórica y pensemos, en consecuencia, en la relación entre el sigla XIII y nuestras vivencias actuales. Quizá así obtengamos de paso alguna enseñanza para nuestro futuro.

Porque el castellanocentrismo de la generación del 98 no fue un suceso casual ni inocente, sino un intento de construir España desde una perspectiva determinada; que su castellanización a ultranza de la Península Ibérica coincidiera con la aparición y expansión de otros nacionalismos no puede considerarse en modo alguno una casualidad: la construcción de la identidad a partir de una lengua, en una sociedad plurilingüe, era, cuanto menos, una iniciativa arriesgada. Aquella perspectiva nos ha impedido conocemos a nosotros mismos, con la riqueza, variedad y complejidad de los diversos mimbres que, con el tiempo, han ido tejiendo la convivencia, no siempre grata ni armoniosa, de nuestros antepasados, y que desgraciadamente incide todavía en el difícil entendimiento de nuestros pueblos. La generalización de las llamadas Historia de las literaturas hispánicas en la segunda mitad del siglo XX y, más en particular, tras la caída de la dictadura, tendió a poner un parche sobre estas vergüenzas, pero desgraciadamente la superposición de diversas tradiciones literarias en paralelo no permitía formarse una idea cabal del continuo entrelazamiento de todas ellas, ni llevó en ningún caso a la integración de la lírica provenzal, concebida siempre como extraña a nuestro patrimonio. En los frentes cultural, literario e ideológico, desde el 98, los españoles nos hemos escindido y no han proliferado entre nosotros intentos realmente serios de organizarnos desde una perspectiva múltiple y global, no como una suma desarticulada de pueblos y de gentes.

A lo largo de este estudio hemos podido observar cómo la variedad de las lenguas literarias que convivían en la sociedad ibérica del siglo XIII no fue en ningún momento un obstáculo para la convivencia, sino más bien un instrumento de ella. En algún momento podemos observar incluso cómo la propaganda política convirtió sus diferentes registros en un instrumento eficaz; la política cultural de Alfonso X usó en cada momento, para cada tema, la lengua vehicular más apta para sus fines: el gallego en problemas de política interior, el provenzal cuando quería que sus puntos de vista fueran conocidos en el corazón de Europa. Algo así entreveíamos en el uso de las tres lenguas poéticas del momento en el sirventés plurilingüe de Bonifaci Calvo.

La diversidad de las lenguas y de los pueblos puede ser un problema cuando se debe articular su convivencia, y lo será con seguridad en la medida en que nos empeñemos en ignorarlas, en marginarlas o en laminarlas. Nunca sucedió esto en la Edad Media, a pesar de que entre 1300 y 1550 se asistió a la implantación hegemónica del castellano sobre el gallego primero, sobre el catalán después. El desarrollo de la poesía cortés sufrió durante el siglo XIV un grave retroceso al imponerse los ideales religiosos y educativos impulsados por la Iglesia y sus frutos se perdieron casi completamente en Castilla y Portugal, donde apenas hemos podido ir reuniendo, con paciencia y resignación, membra disiecta de lo que debió de ser una producción poco intensa. El primer testimonio en castellano, aunque indeleblemente impregnado de galleguismos como toda la lírica del Cancionero de Baena en esta lengua, lo debemos a Alfonso XI, cuya canción En un tiempo cogí flores podemos datar hacia 1330; pero en una fecha tan tardía como 1400-1410 aún podemos encontrar a un noble vasco, Pero Vélez de Guevara, de padre guipuzcoano y madre castellana, componiendo una magnífica cantiga de escamho con un excelente conocimiento del gallego y de sus convenciones retóricas, genéricas y métricas.”

Autor: Vicenç Bertran

El text anterior està extret del llibre La corte de Babel. Lenguas, poética y política en la España del siglo XIII (2005), de Vicenç Bertran, en el qual denuncia l’ocultació que s’ha fet per part d’alguns estudiosos de la diversitat lingüística espanyola, i ens explica que la diversitat lingüística no és neccessàriament cap obstacle a la convivència, com no ho va ser durant el període estudiat en el seu llibre.

Oriol López

Quant a

M'agrada llegir i el món de la tecnologia

Tagged with: , , , , , ,
Arxivat a Cultura i Societat
4 comments on “L’ocultació de la realitat plurilíngüe de la literatura espanyola
  1. Josep Romeu ha dit:

    L’Observatori de la LLengua Catalana va publicar un estudi sobre els llibres de text que s’utilitzen a les escoles d’arreu de l’Estat i s’evidenciava que hi continua havent una negació i una ocultació de la realitat plurilingüe de l’Estat, quan no una clara tergiversació.
    Sovint, per exemple, els textos presenten la “Literatura espanyola” d’un determinat període, i després com un apèndix final o una nota a peu de pàgina es diu que també hi va haver algun autor que escrivia en català.

  2. Tomàs ha dit:

    Sempre és la mateixa història. Això no canviarà, no hi ha sensibilitat, ni voluntat, ni ganes de fer les coses d’una altra manera. Els és igual mentir, no passa res. Des de la majoria (en aquest cas, lingüística) també és pot actuar de manera dictatorial.

    • Oriol López ha dit:

      Efectivament, al nacionalisme lingüístic espanyol no li interessa la veritat, sinó mostrar tan sols els fets que poden utilitzar, encara que sigui d’una manera molt forçada, per donar suport a la seva línia ideològica i ocultar-ne els que no ho estan. Gràcies pel teu comentari, Tomàs.

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: