Carta a Cristiano Ronaldo

Estimado, o no, Cristiano Ronaldo:

Me caes mal. De hecho, desde que jugaba Hugo Sánchez, ningún jugador del Real Madrid me había caído tan mal como tú. Debo decirte que en los últimos años estaba preocupado porque no sentía aversión por ningún madridista en especial. Mi rechazo a tu club lo dificultaban jugadores tan sensatos y ponderados como Raúl o Casillas y talentos futbolísticos como Drenthe (no creo que deba explicarte la ironía contenida en el subtexto de esta última referencia).

Porque, por ejemplo, ¿a qué viene eso de CR7? ¿Quieres que te confundan con un limpiador antical? Además, ¿has visto en algún diario deportivo que alguien nombre a Messi como M10? Ah, claro, entonces parecería una de esas autovías gratuitas que tenéis en la capital a millones.

No te tomes esta carta como algo personal porque sigo considerando que eres un buen futbolista. Sin embargo, todo indica que el aire de la meseta te ha sentado mal. En tus últimas declaraciones resulta sencillo comprobar que te has contagiado del “Síndrome del Chorreo”. ¿No sabes en qué consiste? Te lo explico. Lo puso de moda un expresidente del club en el que trabajas. Se manifiesta sobre todo en las ruedas de prensa y constituye una mezcla perfecta entre la tradicional chulería castiza y la más ridícula incapacidad para adivinar el futuro. Ya el año pasado ofreciste los primeros síntomas de este trastorno de conducta, pero me temo que el contacto con tu nuevo entrenador te ha agudizado aún más esta disfunción psicológica.

Eso sí, tampoco conviene caer en el pesimismo. La patología tiene cura. Hay una nueva medicina que ha puesto de moda Pep Guardiola y que se llama humildina. Toda la plantilla del Barça la recibe a diario en las charlas técnicas. Por esta razón, observarás que Xavi o Iniesta siempre tratan con respeto al contrario, a pesar de estar unánimemente considerados como dos de los mejores jugadores del mundo. Si en el fondo, todo es muy sencillo. En catalán decimos: tal faràs, tal trobaràs que, traducido, sería algo así como: no humilles al contrario y quizá decida no buscarte el tobillo cuando realizas esas bicicletas que te sitúan en el terreno de lo patético.

En fin, tengo la impresión de que se te indigestaron los títulos que ganaste con el Manchester United. De todas maneras, cuando te tomes regularmente la humildina, tu mente se abrirá.  Descubrirás que jugadores como Pedro o Bojan ya han ganado más títulos colectivos que tú y que no anuncian calzoncillos, ni posan con el torso desnudo en las revistas. Ser campeón significa otra cosa. ¿Te suenan los nombres de Roger Federer o el de un madridista confeso como Rafa Nadal?  Han hecho de la humildad un acto natural y eso les convierte en ejemplo para muchos niños. El problema es que el Real Madrid, ahora, ya no es referencia de nada positivo.

Atentamente, un amante del fútbol que disfruta visionando de vez en cuando el vídeo de la final de la Champions en Roma.

 

Quant a

Si aquest bloc t'agrada el pots recomanar als teus amics... i si no t'agrada, fes-ho amb els teus enemics.

Arxivat a Cultura i Societat
3 comments on “Carta a Cristiano Ronaldo
  1. Oriol López ha dit:

    Certament, fa cara de prendre ben poca humildina, aquest Ronaldo.

    Oriol López

  2. flori ha dit:

    es rapido y tiene algo de punteria pero para mi es mediocre jugador y nefasto como persona

    • Oriol López ha dit:

      Al marge que sigui bon o mal jugador, a en Ronaldo, com diu l’Àlex, d’humilitat se li’n veu més aviat poca, i això contribueix a que no caigui gaire bé.

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: