Carta a Francisco Marhuenda, director de La Razón

Estimado, o no, Francisco Marhuenda:

He leído tu artículo de hoy referente a la polémica suscitada por la portada que publicó ayer tu periódico y debo decir que no me ha sorprendido. Sigue en la misma línea de ese periodismo tan particular que lleva instalado en la capital del reino desde hace años.

Tu texto se inicia con una obviedad: “el futuro de una sociedad está en la Educación”. No voy a utilizar el sarcasmo preguntándote cuánto tiempo has tardado en llegar a esa conclusión. Sin embargo, sí que me agradaría manifestarte que ambos estamos de acuerdo. De todas maneras, los que nos dedicamos a la enseñanza (recortada en presupuestos, manipulada en declaraciones, tergiversada en medios de comunicación y masacrada por los demagogos) ya hace tiempo que habíamos alcanzado la misma conclusión. Efectivamente, el futuro de todas las sociedades está en la Educación. Porque es la Educación (en mayúsculas) la que permite alcanzar acuerdos basados en el respeto, es la Educación la que posibilita definir perfectamente la línea que separa los juicios de valor de la objetividad, es la Educación la que proporciona un objetivo angular para poder ver la realidad con un gran campo de visión, es la Educación la que sitúa a todos los seres humanos en el mismo plano de consideración y es la Educación la que dibuja la frontera que separa a las personas con responsabilidad política de los ciudadanos que lo único que hacen es reclamar derechos. Es, en definitiva, la Educación la que permite dialogar con los valores que provocan que la sociedad funcione.

Me sorprende mucho que, después del acto de terrorismo informativo que realizó ayer tu periódico, te erijas en el defensor del respeto. Cinismo no te falta. Es un sello de identidad de los demagogos, convertir a los culpables en víctimas. El mundo se invierte en vuestras retinas. Deformáis tanto la realidad que al final la transformáis en una especie de negativo fotográfico. Sin embargo, no es esa vuestra peor atribución. Lo que os define como una fauna especial es la errónea concepción de que los demás somos idiotas, de que la verdad puede pasarse por el photoshop intelectual para que la opinión pública apoye vuestros intentos fallidos de manipulación, de que todo vale para dar soporte a los intereses políticos y económicos que mueven vuestra concepción del periodismo. Pero estáis radicalmente equivocados. Y es precisamente, en el mundo de la enseñanza, donde encontraréis a vuestra principal oposición porque, tal como aseguras, la Educación nos hace libres.

Dices también que “durante muchos años, demasiados, hemos vivido en una sociedad en la que sólo se habla de derechos y se olvidan las obligaciones”. Nuevamente, te doy la razón (no intento hacer un juego de palabras con el vanidoso nombre de tu periódico). Como dices, deberíamos olvidarnos un poco de los derechos y hablar de obligaciones. Por ejemplo, la obligación de ofrecer informaciones veraces y demostrables, informaciones adscritas a la verdad objetiva y no a juicios de valor. La obligación de respetar a ciudadanos anónimos y de no situarles en una esfera pública que ni han demandado, ni han merecido. La obligación de no manipular fotografías, pasándose por los Marhuendas la autoría intelectual de los fotógrafos (Emilio Morenatti ha denunciado vuestra manipulación). La obligación de servir a la sociedad civil con material periodístico que no lesione en el derecho al honor y a la intimidad. ¿Continúo?

Algo huele a podrido cuando el director de un periódico recibe miles de tuits reprobando su actitud y no realiza el más mínimo gesto de autocrítica. Al contrario, tal como manifestaste en Twitter: “me alegro que os desahoguéis con los tuits, así os ahorráis el psiquiatra”. Muy bien, señor defensor de la Educación y el respeto. Teclea en el Google imágenes la palabra hipocresía. No te extrañe que aparezca tu foto.

Como me imagino que esta noche has dormido plácidamente, no te voy a pedir que revises la línea editorial del medio que diriges. Pero si te voy a exigir (con el valor que me otorga el hecho de ser ciudadano, que es mucho) que no insultes nuestra inteligencia. Tu espejo moral te lo agradecerá.

La Educación nos hace más libres

Quant a

Si aquest bloc t'agrada el pots recomanar als teus amics... i si no t'agrada, fes-ho amb els teus enemics.

Arxivat a Altres
9 comments on “Carta a Francisco Marhuenda, director de La Razón
  1. josep112 ha dit:

    Molt bona, Àlex! (com envejo aquesta facilitat per dir les coses!)

  2. xavieraliaga ha dit:

    Segurament, de la sèrie de les cartes, una de les millors.

  3. yeagov ha dit:

    Només hi ha una cosa de les que dius, Àlex, amb la que no estic d’acord, tu dius que l’estil d’aquest diari fa anys que està implantat als mitjans de Madrid, no hi estic gens d’acord, aquest estil demagògic, barroer i casernari existeix a la premsa madrilenya des de meitat del segle XIX.
    La portada d’ahir era una mostra, que aquest diari al dia següent de linxar mediàticament amb aquella portada de la que tu vas parlar sorti queixant-se que s’ha orquestrat una campanya contra ells em sembla malaltís.
    Recomano un visionat del film “Primera plana”.

    • Àlex ha dit:

      No puc sinó donar-te la raó. És un estil de periodisme amb tradició. Per cert, gràcies pel reblog, i per les teves SEMPRE brillants opinions. :-)

  4. yeagov ha dit:

    Reblogged this on BUSCANT RAONS and commented:
    Recomano aquest article de l’Àlex Ribes.

  5. yeagov ha dit:

    De fet, Marhuenda demostra cada dilluns a la tertúlia de RAC1 que no és un director de diari només, és el portaveu oficiós del PP i corifeu de Rajoy.

  6. Oriol López ha dit:

    Molt ben dit, Àlex!
    Ens volen fer creure que “La razón” és un diari, però, a qui volen enganyar? Tots sabem que tan sols és un pamflet polític de la dreta espanyola més rància.

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: