Carta a María Antonia Trujillo

Bbg2NuWCIAA4tMx.png-large

Estimada, o no, María Antonia Trujillo:

Me consta que naciste en Peraleda del Zaucejo, provincia de Massachusetts, perdón, de Badajoz. Supongo que de ahí te viene esa visión cosmopolita, moderna y avanzada respecto a cuestiones lingüísticas. Pero a mí, como a ti, no nos importan los orígenes de las personas, su cultura o su lengua materna. En todo caso, sí que me gustaría informarte que en el mundo (no, en el periódico, sino en esta inmensa bola redonda que da vueltas y que proporciona hogar a un número inmenso de gilipollas por metro cuadrado) hay cerca de 5000 lenguas. Entre ellas están el cayapa, el walmajari, el zuñi y el wimok, esta última utilizada hace unos años sólo por cuatro personas, que debe ser la cifra de votantes que tendría ahora el gobierno en el que fuiste ministra. Y es cierto, tanto el cayapa, el walmajari, el zuñi y el wimok, no tienen una utilidad especial en la city londinense. No creo que ningún broker británico hable estos idiomas. A ellos les interesan más otras cuestiones: solvencia económica, proyecto de país, primas de riesgo, deuda externa, índice de desempleo… Es decir, más o menos, todos aquellos conceptos tan intraducibles para vosotros como el nivel de inglés de quien fue tu presidente. Do you know what I mean, Mrs. Trujillo?

Yo también me pregunto para qué sirven el cayapa, el walmajari, el zuñi o el wimok. No soy filólogo pero me imagino que esas lenguas sirven para comunicarse con otras personas. Sirven para hablar con tus padres, con tus hermanos o con tus amigos. Sirven para decir te quiero o te odio, para informar que tienes frío o hambre, para recordar a otros que los dirigentes de tu país a veces son unos profundos memos, para pedir la independencia de todo aquello que no quieres ser… En definitiva, cualquier lengua sirve para seguir recordándonos que somos humanos y que poseemos el enorme privilegio del lenguaje oral y del lenguaje escrito (aunque también espero que sepas que la inmensa mayoría de lenguas son ágrafas, ya que carecen de escritura).

Para acabar esta cariñosa carta, me gustaría decirte que no creo que pienses que el catalán no resulta útil en ningún caso. Llámalo confianza en las personas o acto de fe. Al fin y al cabo, como Ministra de la Vivienda, fuiste la promotora de KeliFinder.com, una iniciativa que costó 140.000 euros, más los gastos de la campaña publicitaria y que pretendía proporcionar un único portal de acceso a viviendas para jóvenes. No duró ni un año. Parlem ara d’utilitat? Si vols ho fem en català perquè, no sóc a Londres, sóc a Barcelona, des d’on en forma d’impostos surten diners cada dia per a iniciatives tan aixelebrades com la teva. 

Twitter: @alexsocietat

Quant a

Si aquest bloc t'agrada el pots recomanar als teus amics... i si no t'agrada, fes-ho amb els teus enemics.

Arxivat a Cultura i Societat
4 comments on “Carta a María Antonia Trujillo
  1. manel ha dit:

    Impresentable, inculta, aixi va el país de Espanya , marxem ja!!*!!

  2. itucomhoveus ha dit:

    la intel.ligència la persegueix però ella corre més. Ignorant.

  3. esteve92ribas ha dit:

    A qualsevol persona se l’hi dóna el càrrec de ministre. A alguns sí que els hi faria falta passar selectivitats continuades per veure si agafen una mica mes d’educació envers tot un poble.
    Pobre ignorant.

  4. Eduard López ha dit:

    Magnífica carta. llàstima que la senyora Trujillo no la pugui llegir.
    Li vindria bé passar-se per blocs com aquest per veure quin partit les traiem a una llengua tan “pobra” els catalans.

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: