Carta a los Piñarbeliebers

blas piñar

Estimados, o no, Piñarbeliebers:

Como cada día, me he leído el BOE. Sí, ya lo sé… Debo llamar a mi psicoanalista de guardia pero ya sabéis lo que pasa en agosto: todo está cerrado, menos el BOE sección fachas.

Veo que ponéis en marcha la Fundación Blas Piñar con 30000 euracos. No está mal. Mejor eso que gastárselo en droga o en libros de Historia. Leo también que está presidida por Blas Piñar Junior y que los otros siete hijos restantes ocupan los cargos del patronato. ¿Ocho hijos tuvo Blas Piñar? Caramba, sí que tienen tiempo libre los nostálgicos. Y un buen yugo, también. Y unas flechas muy certeras.

Pero lo que más me gusta de la Piñar Foundation son sus fines:

En los Estatutos que han de regir la Fundación, incorporados a la escritura pública a que se refiere el antecedente de hecho primero, figuran como fines de la Fundación la promoción, el estudio y la investigación del pensamiento y la obra religiosa, política y jurídica de Blas Piñar López y su contexto sociopolítico, inspirada en los ideales de Dios, Patria y Justicia, para la memoria colectiva del pueblo español”.

Para la promoción, ¿haréis telemarketing, sorteos, product placement en Intereconomía? ¿O quizá un 2×1? Métase un Blas Piñar en el cerebro y le dejamos invadir Polonia.

Lo del “estudio y la investigación del pensamiento y la obra religiosa, política y jurídica” me parece una labor encomiable. Sobre todo, por el esfuerzo que supone encontrar algo parecido al pensamiento y a la obra religiosa, política y jurídica en semejante personaje. Es como abrir una fundación dedicada a estudiar el pensamiento y la obra musical de Bertín Osborne. Con una dotación de un radiocassette y un boli, por si se enredan las cintas, ya es suficiente.

En fin, más que una fundación, creo que lo mejor sería abrir una fundición. Una fundición con grandes equipamientos para someter a altas temperaturas a todo lo que huele a rancio, a casposo, a totalitario y a facha en este país que permite la glorificación de aquellos que apoyaron a los que asesinaron y torturaron y que silencia la voz de los que defendieron un régimen democrático. Una fundición para aquellos textos que prefieren decir que Lorca o Companys “nos dejaron” antes que utilizar la expresión “fueron asesinados”. Una fundición para los periódicos panfletarios que llaman nacionalismo a todo, menos al nacionalcatolicismo de Franco y los que fundaron el Partido Popular. Una fundición para el mal rollo, las imposiciones, la intolerancia, las demagogias, el populismo y las fundaciones de supuestos intelectuales cuya única aportación a la cultura es aplaudir a un torero que marca paquete. Lo malo es que las fundiciones no tienen un tratamiento fiscal beneficioso y las fundaciones, sí. En resumen, piñarbeliebers, si lo que queréis es estudiar a Blas Piñar, proponed un curso de verano en la FAES. Ellos tienen ya la infraestructura adecuada y os ahorráis esos 30.000 euros que podéis invertir en una máquina del tiempo que os haga salir de Matrix.

Em pots seguir al Twitter: @alexsocietat i també al Facebook

Quant a

Si aquest bloc t'agrada el pots recomanar als teus amics... i si no t'agrada, fes-ho amb els teus enemics.

Arxivat a Cultura i Societat
%d bloggers like this: