Carta a José Mourinho (2ª parte)

Estimado, o no, José Mourinho:

La Liga está finiquitada. La habéis ganado. Ya no te volverás a enfrentar a Guardiola. Pero sigues rajando en su contra. Tus declaraciones ya no presionarán a los árbitros a favor. Dejarás de proporcionar placeres ocultos a personajes como Tomás Roncero. Algunos diarios ya no utilizarán tus opiniones para desestabilizar al Barça. Pero sigues obsesionado con Guardiola. No soy psicólogo. Soy todo un ignorante por lo que respecta a los resortes de la mente humana. Ni te conozco en persona, ni tengo el más mínimo deseo de hacerlo. Sin embargo, he llegado a una conclusión que cada vez resulta más difícil de refutar: estás enamorado de Guardiola.

¿Por qué? No sé si han sido sus trajes. No sé si ha sido Unicef o Qatar Foundation. No sé si han sido los árbitros, Villar o el Comité de Competición. No sé si es porque Pep es simpático o guapo. Pero estás enamorado de Guardiola. ¿Por qué?

Estás casado. Tienes hijos. Pero esa obsesión por semejante desengaño amoroso debería pertenecer a la intimidad porque, declaración tras declaración, cuando la competición se ha acabado, proporciona una transparencia muy clara a tus verdaderas intenciones.

A todos nos resulta difícil superar un desengaño amoroso. Sin duda, constituye una de las experiencias más traumáticas a las que nos vemos sometidos los seres humanos. Pero debes saber que la vida continúa. Encontrarás nuevos objetos de deseo en el futuro. Porque… ¿lo de meterle el dedo en el ojo a Tito Vilanova fue una especie de baile ritual de apareamiento? ¿Debemos pensar que una vez superado tu trauma amoroso con el de Santpedor le tirarás la caña al nuevo entrenador?

En fin, sólo tú tienes las respuestas. Pero quiero ayudarte. Creo que necesitas que alguien te eche un cable. Por este motivo he encontrado en internet la página web www.clubesenciademujer.com que plantea una pequeña encuesta. Quizá viendo las preguntas seas más capaz de encontrar las respuestas:

¿Cuál es la mejor forma de superar un desengaño amoroso?

  • Centrarse en las otras facetas de tu vida y olvidar momentáneamente el amor.
  • Abrirse a conocer nuevas personas: “un clavo saca otro clavo”
  • Llorar la pérdida hasta comprender lo que ha sucedido y poder seguir adelante.

Debes saber que la opción más votada es la de los clavos. Pues nada… como decimos en catalán: “que fotis molts claus”. Pero, en serio, olvídate de Guardiola.

Àlex

Quant a

Si aquest bloc t'agrada el pots recomanar als teus amics... i si no t'agrada, fes-ho amb els teus enemics.

Tagged with: , ,
Arxivat a Cultura i Societat
%d bloggers like this: