Carta al campechano

rey

Estimado, o no, rey… bueno, ya no…

Estimado, o no ex-rey… uf, qué raro…

Estimado, o no, campechano:

Te hago llegar estas líneas para mostrarte mi extrañeza por tu decisión de borrarte de la lista de invitados en la coronación de otro Borbón… bueno… no de cualquier Borbón… de Borbón junior, el “preparao”.

Todo esto me suena a la típica película americana. Niño que juega a béisbol… llega el partido más importante de su vida… su madre está a punto de divorciarse de su padre… el padre es un hombre muuuuuy ocupado… trabaja como abogado y defiende a su yerno en un caso de corrupción… la hermana del niño está imputada también… la familia es un auténtico desastre… ya sabes, la típica familia disfuncional: divorcios, imputados, abuelos con aficiones extrañas…la única ilusión que tiene el niño es el importante-vital-trascendental partido de béisbol contra los Minnesota Timberwolves (que nunca ha sabido qué significa pero suena muy bien)… el padre está de trabajo hasta las cejas… empieza el partido… el niño chupa más banquillo que Arbeloa en un equipo de verdad… por cierto, su equipo empieza perdiendo… el niño mira en dirección a las gradas y sólo ve a la madre… la madre le envía un WhatsApp al padre pero recuerda que nunca ha tenido móvil (si están a punto de divorciarse debe ser por algo)… quedan sólo 10 segundos… el entrenador decide sacar al niño… el niño mira otra vez a las gradas para comprobar que el padre sigue sin llegar… su madre pasa del partido porque el béisbol es un rollo… el niño coge la raqueta pero se da cuenta de que juega a béisbol y la cambia por unas gafas de natación… se dispone a lanzar un tiro libre… batea todo lo fuerte que puede… el portero se lanza a la izquierda… la pelota entra por la derecha… el niño ha marcado el penalty y el bloguero que escribe esta historia decide que algún día mirará un partido de béisbol para entender de qué va… elipsis… el niño camina solo por las gradas después de haberse duchado y haber sido el héroe de su equipo… en ese momento llega el padre… el niño lo mataría pero piensa que el PP todavía no le ha aforado…

¿Te das cuenta? ¡Qué historia más triste! ¿Quieres que te suceda lo mismo? Piensa que para tu hijo será el día más importante de su vida. Va a vivir de puta madre y eso deberías celebrarlo. El negocio familiar cambia de manos… aunque los propietarios sigan siendo los mismos. Y eso es muy, pero que muy importante. Este tipo de días chachipirulis no lo tienen los republicanos. ¡Ah, que se jodan! Nosotros, los monárquicos, no aspiramos a que cualquier Gómez, García, Pérez o Wert sean presidentes de la república. Si es que digo república y me entra el mal rollo. Nosotros, los monárquicos, no queremos votar. ¿Para qué votar? Votar está tan sobrevalorado como los penes grandes. Al menos eso dijo Nacho Vidal una vez… o quizá fue alguien con problemas de… Bueno, cambiemos de tema. Lo que te decía. Debes ir a la coronación de tu hijo. Ya sé que será un coñazo. El movidón no lo organiza el Cirque du Soleil precisamente. Payasos habrá, pero no serán nada graciosos. Has de hacer un esfuerzo. ¿no has dado siempre el coñazo con eso de la unión, la unidad, juntos_amigos_para_siempre? Pues eso, la familia que permanece unida… no sé como continúa… permanece unida… permanece unida… in… inde… independència…

Em pots seguir al Twitter: @alexsocietat i també al Facebook

Quant a

Si aquest bloc t'agrada el pots recomanar als teus amics... i si no t'agrada, fes-ho amb els teus enemics.

Arxivat a Altres
%d bloggers like this: