Tranquila, España, lo superarás

apuntem2

Te escribo para decirte que ya no lo soporto más. El amor que me profesas ha rebasado todos los límites. Quizá mis palabras te resulten extrañas, ajenas a todo aquello que me has querido transmitir durante estos años. Pero ahora, tus atenciones, tus mimos, tus halagos, esa rendición incondicional que me has dispensado desde hace tanto, se han transformado en una carga muy pesada.

Sé que me admiras, sé que me respetas, sé que confías en mis posibilidades. Sin embargo, he llegado a la conclusión que la ternura hace daño y que ese dolor se ha tornado sufrimiento.

Me has querido tal como soy, sin imponerme tus ideales. Juntos hemos vivido en plena libertad nuestro amor. La única amenaza que ha pesado sobre nuestra relación es la de un exceso de abrazos y de besos.

Me consta que he sido todo para ti, que te has preocupado de todas y cada una de mis necesidades. Has respetado mi intimidad, mi espacio. Jamás has querido que viviera aventuras que no deseaba o que pudieran resultarme invasivas.

Pero ahora todo se ha acabado. Ya no puedo con tanto amor. Me dices que estamos mejor unidos sin pensar que tus celos me están matando. Me hablas de una mayoría silenciosa a la que escuchar cuando se deja llevar por los versos de la pasión. Insinúas que sin ti no soy nada, copiando canciones de antiguos rapsodas. Eres la mejor versión de ti mismo: atento, amable, sensible, tierno…No tengo nada en contra tuyo, pero déjame que acabe con unas palabras que salen del fondo de mi corazón: ¡¡¡VETE A LA…

Quant a

Si aquest bloc t'agrada el pots recomanar als teus amics... i si no t'agrada, fes-ho amb els teus enemics.

Arxivat a Cultura i Societat
%d bloggers like this: