Carta a Alfonso Rojo

alfonsorojo

Estimado, o no, Alfonso Rojo:

Qué jodido debe ser llevar tu apellido con lo facha que eres. El caso es que vienes de una familia de Rojos. Tu padre, Rojo. Tu abuelo, Rojo. Tú, facha. Esa disonancia cognitiva te ha debido trastornar el cerebro. O quizá ha sido el tinte que utilizas para evitar que se noten tus 65 tacos. Eso sí, cuando digo tacos no me refiero a tu grosería habitual, sino a esos 65 inviernos que se han incrustado en tus arrugas y que han hecho de ti una persona intolerante, reaccionaria, monolítica, xenófoba y machista. Lo de ayer en “La secta” ya fue de juzgado de guardia. “Está usted muy gordita para el hambre que se pasa en España”, le dijiste a Ada Colau. En fin, y tú eres muy disfuncional para los periodistas que hay en el paro. Periodistas capaces de leer la realidad sin la carga ideológica que llevas metida en vena y que permiten análisis más certeros y profesionales.

En tu empanada mental, demagógica y cavernícola, llegas a la conclusión de que la persona que lidera el movimiento popular con mayor fuerza en estos últimos años de una España abyecta, inoperante y castradora, está “gordita”. ¡Bravo, chaval! ¡Muy bien! ¡Qué capacidad de argumentación tan profunda! ¡Qué talento periodístico se acumula en cada uno de tus fachasomas! Vamos que tu mapa genético es equiparable al de un GPS tartamudo.

Me consta que has sido reportero de guerra. Habrás visto muchas cosas chungas, ¿no es cierto? ¿Has oído hablar del síndrome de estrés postraumático? Lo padecen aquellas personas que han estado expuestas a situaciones especialmente estresantes como son los desastres naturales o los conflictos bélicos. Uno de los síntomas es la sensación de desapego o enajenación frente a los demás. De todas maneras, creo que en el Facha Team de ese programa de gritos e insultos en el que participas la enajenación es contagiosa. Primero defendéis la denuncia de machismo que ha hecho Esperanza Aguirre por su bochornoso espectáculo de nosabeconquienestaustedhablando y unos minutos después sueltas tu perlita.

Me gustaría saber para el Facha Team cuál es el peso ideal de un parado, de un desahuciado, de una persona de izquierdas, de un ecologista, de un nacionalista o de un manifestante del 15-M o del 22-M. Estoy realmente intrigado. ¿Estamos hablando de un peso “nivel Letizia” o nos tenemos que ir a situaciones más extremas? Y es que en la concepción facha del mundo no se concibe que un representante de la izquierda pueda gozar de una buena cuenta corriente o pueda tener sobrepeso. Para ser rico y/o gordo, has de ser facha. Para ser de izquierdas, has de ser pobre y flacucho. 3000 años preguntándonos qué cojones hacemos aquí para que llegue Alfonso Rojo a esa conclusión. En fin, cámbiale el tinte al gato que llevas en la cabeza, visita a un psicoanalista y tómate unas vacaciones… largas… muy largas.

Twitter: @alexsocietat

Quant a

Si aquest bloc t'agrada el pots recomanar als teus amics... i si no t'agrada, fes-ho amb els teus enemics.

Arxivat a Altres
One comment on “Carta a Alfonso Rojo
  1. ramonpitroig ha dit:

    Jo penso que no té sentit contestar a aquesta mena de gent. És irracionalitat però és sobretot mala fe i aquesta no admet diàleg amb gent normal. Entrar en aquests jocs ens pot ser perjudicial per la salut: potser si consulteu el farmacèutic ho veurà d’una altra manera, jo ho veig així.

Els comentaris estan tancats.

%d bloggers like this: