Carta al spanish troll

2 3

Estimado, o no, spanish troll:

Te escribo desde la admiración más profunda. Me arrodillo a tus pies para besártelos, esperando, eso sí, que guardes cierta disciplina higiénica. Empiezo a tener el seny a la altura de las gónadas y sólo me faltaría embriagarme con aromas ausentes de Peusek. De todas maneras, te dirijo estas palabras desde la idolatría abnegada e incondicional por tus amplios conocimientos sobre Catalunya. Conoces a la perfección su Historia, sus características sociológicas, los sentimientos de los catalanes, su economía, su futuro… En fin, eres un hombre o mujer renacentista. Leonardo da Vinci, a tu lado, fue sólo un hipster con larga barba, desorientado porque Ludovico Sforza nunca organizó nada parecido al Primavera Sound.

Leyendo los comentarios que viertes en las redes sociales y en los foros de la prensa electrónica uno se pregunta si, en realidad, en los colegios españoles la única asignatura que se imparte es Catalunya. Si es así, comprendo el cabreo de Wert. Y es que os veo con tanta catalanitis que sólo puede ser el reflejo de una sobrexposición a todo lo que es catalán. Tanto conocimiento sobre el hecho catalán sólo puede responder a las horas y horas de estudio que habéis dedicado al tema. Al final, evidentemente, mostráis una cierta saturación.

Existe, sin embargo, otra posibilidad: que España no sea un país de camareros, sino un país de doctos académicos, de tertulianos multifunción, de sabios del WhatsApp y el tuit ingenioso. A partir de aquí, el misterio sobre estos superpoderes deberá ser estudiado en las mejores universidades de todo el mundo. Imagino seminarios en Harvard, Yale, Oxford… Todos, planteando la misma cuestión: ¿por qué en España hay tantos sabios por metro cuadrado? En estas jornadas se discutirá sobre la influencia de la televisión basura, sobre las películas de Torrente o sobre los concursos de talentos, ya sean cantantes o cocineros. Sin embargo, creo que ningún experto mundial llegará a averiguar la causa de semejante ventaja cultural.

Estimado, o no, spanish troll, yo soy catalán, pero no te lo digo para que me tengas envidia. Es sólo una información. Soy catalán y, a pesar de haber vivido toda mi vida en Catalunya, no tengo tantos conocimientos sobre mi nación como los tienes tú. ¿Qué debo hacer? Estoy desolado. No encuentro ninguna respuesta a semejante disfunción. ¿Debo intentar no perderme Master Chef? ¿Me tengo que comprar una camiseta de la roja? ¿Tengo que mirar a Soraya Sáenz de Santamaría con lascivia? De verdad, no sé qué hacer. Quiero saber tanto sobre Catalunya como tú. Necesito que me hagas partícipe de tu secreto pero, sobre todo, necesito saber si lo que te tomas es legal.

Em pots seguir al Twitter: @alexsocietat i també al Facebook

Quant a

Si aquest bloc t'agrada el pots recomanar als teus amics... i si no t'agrada, fes-ho amb els teus enemics.

Arxivat a Cultura i Societat
%d bloggers like this: